Etapas de la Dermatitis Atópica

Cuando se hace referencia al término atopía, nos estamos refiriendo a una predisposición a padecer una de las patologías que se conocen bajo el nombre de triada atópica, y que está compuesta por la rinitis alérgica, el asma bronquial y la dermatitis atópica. Para que queda claro, la atopía no se limita solamente a la piel.

Para este tipo de enfermedades, pero sobretodo con la dermatitis atópica, se hace difícil establecer un diagnóstico en los primeros meses de vida. En el caso de la dermatitis, se carece de pruebas analíticas que ayuden a establecer un diagnóstico claro y definitivo, y por eso la observación es la mejor herramienta de trabajo.

Si bien, el prurito es el desencadenante más llamativo en cuanto a la sintomatología, existen otros factores que pueden hacernos saltar la alarma: nerviosismo, intranquilidad y episodios frecuentes de insomnio. Cabe destacar también que la dermatitis puede dividirse según cada etapa de la vida. Tenemos entonces:

Dermatitis del Lactante

Es la dermatitis que más predominio e incidencia tienen. Abarca desde el nacimiento hasta los dos años de vida del bebé, y es la que afecta al rostro, la frente y el mentón de forma inicial. Si la enfermedad progresa, entonces afectará a otros miembros como los pliegues o las nalgas, pudiendo llegar a convertirse en eccemas. Algunos médicos no la consideran atópica como tal.

Dermatitis atópica del infante

Es la dermatitis que está aumentando hoy día. Las manifestaciones y síntomas comprenden desde los 2 años hasta los catorce años, coincidiendo con la pubertad en algunos casos. Es una dermatitis que debe controlarse de forma estricta ya que empieza en la cara o rostro y luego, al progresar, se localiza en otras zonas del cuerpo como las ingles, las axilas, cuello y los pliegues (codos, pantorrillas,…).

Dermatitis atópica en adultos

dermatitis en las manos

No es una dermatitis infantil aunque si se mantiene o aparece la misma sintomatología en los pliegues cutáneos. El problema surge cuando aparecen alrededor de los ojos (dermatitis ocular) o alrededor de la boca (dermatitis peribucal), afectando a la persona en su aspecto externo, estético y al final, afectando psicológicamente. En esta edad adulta a partir de los 15 años son frecuentes la aparición de eccemas en manos y pies.

¿Te gustó el post? Compártelo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *